La lucha por el Porno gratis en Europa

Desde los inicios de internet, una canción se hizo muy famosa entre sus internautas:

"Internet is for porn"

De hecho, esto no es ajeno a los poderes fácticos en Europa, que a día de hoy aún luchan por el acceso libre al porno gratis en internet.

Todo este revuelo legal sobre la legalidad del porno en internet empezó cuando el gobierno de David Camerón lanzó una ley que promovía el uso de un filtro anti-porno en internet, que bloqueaba todas las nuevas conexiones a internet de las webs eróticas, de forma automática, gracias a su proveedor de servicios de conexión e internet. Es decir, los usuarios de internet debían llamar específicamente a las compañías telefónicas y pedirles que les autorizasen a ver porno por internet.

Esto es algo muy polémico, ya que viola, con el objetivo de "proteger a los niños" todo derecho fundamental de privacidad. Es decir, el usuario debe llamar, identificándose, a una compañía, para informarle de lo que va a consumir en internet. Sin embargo, también "bloquea preventivamente" todas las páginas webs que el gobierno considera que son "perjudiciales". Por ejemplo descargas de películas online u otros contenidos políticos, por que no.

Pese al revuelo y a la polémica, el gobierno de Cameron volvió a ganar las elecciones, por lo que el equipo del presidente, cumpliendo con su promesa a electoral ha ampliado la "amenaza" y ahora bloqueará todas las páginas porno en todas las conexiones a internet, por defecto (no solo a las nuevas instalaciones como hasta ahora).

Aquí es donde la Unión Europea ha tomado acción: formando parte del proceso de actualización de la ley de propiedad intelectual e internet, Europa sostiene que es ilegal bloquear páginas webs de forma arbitraria, en contra de la voluntad de sus usuarios, obligándolos a expresar su intención en consumir un contenido porno (o cualquiera).

Es aquí donde la ley británica choca con la ley establecida en europa (que permite sin embargo que los usuarios establezcan filtros de manera voluntaria).

El mensaje de la Unión Europea sobre este asunto es rotundo: el gobierno de ningún país no puede actuar bloqueando ninguna fuente de información o web de contenido que no vulnere una ley explícita y empíricamente, pero los usuarios pueden decidir su libertad de acceder o no a ella. Esto no es solo un problema de sí vosotros lectores, cómo usuarios, queréis ver algún tipo de porno español o no, si no de la neutralidad de internet en este asunto.

Leave a Comment